espacio coworking Madrid

¿Cómo surge la idea del espacio coworking?

¿Qué es un espacio coworking? ¿Cómo y por qué surgió la idea? ¿Cómo son los coworkers? Definitivamente, la modernidad va moldeando nuestra manera de percibir el trabajo y añadiendo cada vez más modalidades. El coworking es una de estas, que en los últimos años ha evidenciado un crecimiento exponencial.

El nacimiento del coworking

espacio coworking madridAunque el coworking sea un concepto ampliamente usado hoy, tal vez mucha gente ni siquiera lo haya escuchado, lo cierto es que no nació de la noche a la mañana. Su historia se remonta hasta hace un par de décadas.

Para los amantes del cowork y aquellos que sientan curiosidad por integrarse a un espacio coworking, hemos elaborado una breve y muy reveladora reseña sobre cómo surgió esta idea que está revolucionando las bases mismas de la actividad laboral, especialmente en el mundo industrializado.

Y… ¿dónde comenzó esto del espacio coworking?

Aunque desde tiempos remotos el hombre se ha asociado para trabajar evitando la soledad, el coworking va mucho más allá. Vemos que todo comenzó en una de las ciudades más innovadoras del mundo: Berlín, alrededor de 1995.

El C-Base, abuelo del espacio coworking

Aunque sus creadores no lo definieron empleando el término coworking, al buscar en la historia vemos que el C-Base de Berlín es el primer sitio que funcionaba bajo estas características. En otras palabras, fue el primer modelo de espacio coworking.

Su nacimiento se dio como una asociación, un espacio que se centraba en una comunidad específica cuyos integrantes compartían intereses y trabajaban bajo el mismo techo. En ese caso el foco estaba puesto en la tecnología y los ordenadores.

Simultáneamente, en Viena nace Metalab, otro espacio enfocado en la tecnología. Entre ambos, inspiraron la creación de espacios de coworking en los Estados Unidos. Hasta el momento, no se había empleado el término.

La palabra coworking nace en 1999

Sería cuatro años después, de la mano de Bernie De Koven, un diseñador de videojuegos, cuando se acuña el término coworking para hacer referencia a este tipo de trabajo.

El propio DeKoven definiría el término como “trabajar juntos como iguales”. Así tendríamos el embrión de un estilo de trabajo que hoy día se ha desarrollado hasta alcanzar regiones insospechables. Esta frase, que contrasta con “trabajar juntos aunque separados”, sigue siendo la base del trabajo colaborativo.

La Schraubenfabrik, una gran comunidad de emprendedores

En el 2002, en Austria, nace la Schraubenfabrik. Más allá de ese impronunciable nombre, esta iniciativa surge de dos emprendedores, junto a otros colaboradores y socios, todos con diversas profesiones.

Fue así como arquitectos, relaciones públicas, consultores de comunicación y demás especialistas decidieron dejar de trabajar desde casa para abrir su propia comunidad.

Lo importante de la Schraubenfabrik es que aporta al concepto de coworking la unión de profesiones muy diversas y la necesidad de vencer la soledad laboral que se genera al trabajar desde casa.

Primer espacio oficial de coworking: 2005

El primer espacio coworking que podemos reconocer como tal fue lanzado en el 2005 por el programador Brad Neuberg en la ciudad de San Francisco.

Se trataba de una asociación que inicialmente ofrecía de 5 a 8 escritorios, dos días a la semana. Tenía wifi y los ordenadores eran compartidos.

En el 2006, ese sitio cerró solo para dar paso a Hat Factory, que alcanzó gran popularidad. Por esas fechas se abrieron varios espacios de coworking con una misión y visión similar.

Como dato curioso, justo en ese momento de inicios de milenio, se extendieron los cibercafés como lugares de trabajo y no solo de entretenimiento.

Por ejemplo, en el 2005 se creó en Berlín una cafetería con wifi abierto, donde cualquier persona podía ir con su pc portátil a trabajar. Dos años más tarde, Francia se incorpora con La Boate en Marsella y La Cantine y La Ruche en París.

“Coworking”, tendencia en internet

espacio coworkingEn el 2007, el término coworking y derivados empezaron a convertirse en una tendencia dentro de la base de datos de Google y demás buscadores de internet.

Y ya el trabajo estaba hecho. Desde ese momento hasta ahora, las palabras “coworking”, “nómadas digitales” y otras frases relacionadas no han dejado de ser buscadas en la web. Una tendencia que no parece disminuir por lo pronto.

Desde 2017 hasta hoy…

En el último par de años (2017 y 2018), los espacios coworking han proliferado sin cesar por todos los países y continentes, al punto de convertirse en una alternativa frente al convencionalismo de una oficina.

La manera de trabajar de millones de personas se ha transformado y, lo más importante, ha permitido el crecimiento de trabajadores independientes, emprendedores y pequeñas empresas, además de contribuir en gran medida con la economía global.

Un espacio coworking bien conformado debe tener una identidad distintiva, que agrupe personas con intereses, necesidades más o menos similares y conocimientos para aportar a sus coworkers, de manera que se forme una comunidad.

Ya conocemos el pasado y vamos perfilando poco a poco el presente del espacio coworking. Pero ¿qué le espera a esta modalidad laboral? Las proyecciones, como hemos venido viendo, parecen muy positivas.

El futuro del coworking

coworking para emprendedoresHoy los espacios coworking están liderando la innovación, al punto de que importantes compañías, corporaciones, bancos, etc., están apostando cada vez más al uso de estos espacios para sus trabajadores; mientras que otro sector está invirtiendo en la creación de sitios con más prestaciones, servicios, comodidades y sofisticación.

Sabiendo todo esto, ¿qué se avizora a corto y medio plazo para el coworking? En primer lugar, ya las grandes empresas comenzaron a recurrir a los espacios de coworking pues se han dado cuenta de su potencial para la constante y vital innovación.

Es decir, muchas prefieren asignar a su personal en espacios de coworking que en sus oficinas tradicionales, dado que los empleados se encuentran más a gusto y son un caldo de cultivo para las grandes ideas.

El trabajador percibe el espacio coworking como un lugar sociable, lejos de la jerarquía impuesta en una oficina convencional, por lo cual está más dispuesto a innovar, se siente más motivado. Esto, no tan a la larga, provocará que muchas compañías lleguen a crear sus propios espacios de coworking. Algunos estiman incluso que en unos cuantos años el coworking será la nueva oficina; o por lo menos, va a nacer una combinación.

Uber, Twitter, Bacardi, General Electric, Spotify, Apple y Google son solo algunos de los gigantes que se han incorporado a esta tendencia de diversas formas, al ubicar a grupos de trabajadores en espacios de coworking, al tiempo que generar nexos con freelancers y emprendedores.

¿En qué dirección marcha el coworking?

Poco a poco, deja de ser obligatorio el alquiler o compra de edificios de oficinas. Los espacios de coworking son más económicos, por no decir efectivos además de productivos, flexibles y sin obligaciones.

Como no podía faltar, el coworking en Berlín marca la pauta. Se ha generado una gran competencia entre las grandes empresas y los espacios coworking, que ofrecen importantes oportunidades de desarrollo para trabajadores independientes.

¿Acaso la oficina convencional está destinada a desaparecer? ¡Quién sabe! Tal vez el futuro, como lo auguran algunos expertos en el área, sea más compatible con una fusión.

El asunto es que las empresas, al ver el éxito y el crecimiento del coworking en el mundo, han optado por aplicar estrategias propias de esta modalidad. Han creado espacios innovadores similares, propicios para la inspiración y la formación. Francia, Estados Unidos, España, Italia, Alemania se mantienen como la punta de lanza de estas iniciativas.

¿Cómo podemos definir un espacio de coworking?

Ahora que sabemos algo del pasado y nos aventuramos al futuro, podemos atrevernos a establecer un concepto, sin pretensiones de encasillar algo tan flexible.

Tal como has podido ver, el coworking está en constante cambio, en continua evolución, por lo que puede ser difícil establecer una definición generalizable. Además, parece que el propio concepto tiene una estrecha relación con “evolución”.

Pero en términos bastantes generales, podríamos decir que se trata de un espacio de trabajo compartido. Su razón de ser es ofrecer a los freelancers y pequeñas empresas un sitio de trabajo flexible, permanente, sin una gran inversión, sin ataduras.

Compartir el espacio pero sin reglas, sentarse juntos pero no obligatoriamente trabajar juntos. La distribución puede ser muy diversa, pero generalmente incluye una sala abierta, cafetería, sofás, minioficinas, áreas de descanso compartidas y tal vez alguna sala de reuniones.

En sus instalaciones se pueden ofrecer talleres, cursos, charlas, actividades especiales, clases de yoga y multitud de otras opciones para incentivar la innovación y la sinergia.

Smart Coworking, el lugar ideal para ti

El coworking está a la hora del día, por ello en Samrt Coworking te ofrcemos un espacio en el que poder desarrollar tus ideas y llevarlas a cabo, sin la necesidad de pensar en grandes costes de alquiler de oficina. Contacta con nosotros y empieza a disfrutar ya de nuestras instalaciones, 24/7 a tu disposición.

CONTACTA CON NOSOTROS

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *