espacio coworking

¿Por qué el coworking es considerado un método de desarrollo personal?

¿Estás buscando trabajo? ¿Has considerado desarrollar tu profesión en un espacio coworking? ¿Piensas que el trabajo y la superación personal van de la mano? Entonces este artículo es para ti.

Generalmente consideramos que el trabajo y la vida personal se deben mantener separados y que de hecho tienen poco o nada que ver.

Incluso se piensa que puede resultar dañino para la salud física y emocional involucrar ambas facetas de nuestra vida. Aunque sí hay algo de cierto en el hecho de “no llevarnos el trabajo a casa”, existe una buena oportunidad de desarrollo personal en el trabajo.

Sobre todo cuando nos referimos a las nuevas modalidades como el coworking, que valoran a la persona desde una perspectiva holística y no solo como un elemento de producción.

¿Cómo puede ayudarte el coworking?

 

espacio coworking MadridIngresar a un espacio coworking es más que acudir a una oficina, mucho más que un trabajo tradicional y ofrece infinitas oportunidades de crecimiento en diversos ámbitos, que van desde lo económico hasta lo personal.

Desde su nacimiento hace un par de décadas, el concepto de coworking ha evolucionado bastante y puede ser un tanto complicado encontrar una definición que abarque todo lo que esta modalidad de trabajo implica.

No obstante, en términos generales, el coworking es un espacio de trabajo compartido que busca brindar a emprendedores, trabajadores independientes y freelancers un ambiente flexible, dinámico e innovador donde desempeñarse y desarrollarse profesional y personalmente.

Todo ello sin ataduras, sin necesidad de hacer una gran inversión y con los recursos tecnológicos necesarios. Se trata de compartir un espacio sin las asfixiantes reglas de una oficina, sentarse juntos pero no trabajar juntos obligatoriamente, siempre promoviendo la comunicación y la retroalimentación entre diversas áreas de conocimiento.

De este modo, podemos ver una intensa relación entre el espacio coworking y el desarrollo personal, pero se hace aún más cercana cuando vemos que en estas instalaciones se ofrecen charlas, cursos, talleres y una gran cantidad de actividades de la más diversa índole.

Ciertamente, el coworking se ha puesto de moda, pero también es mucho más que una tendencia; es el siguiente nivel en el concepto del trabajo, que está dejando obsoletos muchos paradigmas sobre lo que debe ser el trabajo como tal.

 

Beneficios del espacio coworking para el desarrollo personal

 

Sabemos ya qué es el coworking y cómo ha hecho tambalear las bases del trabajo tradicional, al proporcionar al participante herramientas para su superación. Ahora veremos con más detalle los beneficios que aporta un espacio coworking en pro del desarrollo personal.

 

  • Adiós a la competencia insana, bienvenida la motivación

 

Si hemos formado parte de una oficina convencional, nos hemos dado cuenta de los altos niveles de competencia que se genera entre los compañeros en busca de agradar al jefe o de lograr un mejor puesto.

Esto, por supuesto, puede ser muy dañino cuando la competencia no es sana y se generan problemas, rumores, frustración, acoso laboral y un sinfín de inconvenientes, sumado a que muchas veces el trabajo es poco motivador.

Por el contrario, en un espacio coworking la motivación suele ser mucho mayor porque estás rodeado de personas con diversas profesiones que te impulsan a ampliar tus horizontes, directa o indirectamente.

Estos lugares ayudan a fomentar la cultura de la solidaridad. Cada uno está en lo suyo y busca superarse en su propia área, superar sus propios objetivos, sin choques de egos ni disputas por obtener un mejor puesto o un salario más abultado. Digamos que la lucha es individual y a la vez compartida.

 

  • Desarrollo de la autodisciplina

 

Uno de los grandes retos de todo ser humano es desarrollar la autodisciplina. El no hacerlo es lo que nos mantiene atados a una oficina de lunes a viernes en un horario fijo. No nos creemos capaces de establecer nuestras propias reglas; mucho menos de cumplirlas. O tal vez simplemente no sabemos hacerlo.

Trabajar en un espacio de coworking es perfecto para desarrollar esta cualidad que nos conducirá a ser autosuficientes. En estos espacios podrás crear tus propias rutinas adaptadas a tu ritmo de vida y a la labor que desempeñas.

El coworking te ofrece total libertad para arreglar tu horario según te sientas más productivo. Si eres un madrugador o un sonámbulo; si prefieres la soledad o te gusta estar rodeado de muchas personas, te recomiendo que busques, seguramente hay un espacio coworking esperando por ti.

 

  • Conéctate con todos, desarrolla vínculos

 

En un espacio coworking bien pensado y estructurado es inevitable que se formen conexiones profesionales y personales muy fuertes. Puedes hallar al socio ideal para tu proyecto o a un compañero que te ayude a ampliar los horizontes de tu empresa hacia un área que jamás habrías imaginado.

Un artista podría encontrar a un publicista que le ayude a dar impulso a su obra; mientras que un desarrollador web se topa con un diseñador que complemente su trabajo. Sí, son ejemplos básicos, pero en realidad las posibilidades son infinitas.

El coworking propicia la sinergia entre personas con motivación al triunfo, con énfasis en lograr el éxito, que ponen mucha ilusión y empeño en lo que hacen porque les apasiona.

¿Cómo lograr el desarrollo personal y profesional a través del coworking?

 

espacio coworkingEl desarrollo personal y profesional no se logra de la noche a la mañana. Por más que todas las condiciones estén dadas y nos encontremos en el espacio coworking ideal,  no alcanzaremos nada si no existe de nuestra parte una disposición particular, una serie de valores que deberemos cultivar si queremos obtener éxito.

Hay características individuales y profesionales que nos ayudarán a ser mejores en todos los ámbitos de nuestra vida, las cuales debemos poner en práctica dentro del espacio coworking, donde se elevarán a su máxima potencia. A continuación, conoceremos algunas de ellas.

 

A nivel personal

 

    • Integridad y honestidad: ser consecuente al igual que coherente entre lo que pensamos, decimos y hacemos es uno de los principales valores que toda persona debe cultivar. Mantener esta actitud en tu puesto de trabajo te ayudará a cultivar la estima de los demás. Tus compañeros verán a una persona firme y con valores bien establecidos en la que podrán confiar. Ten en cuenta que poder confiar en el otro es el inicio perfecto para las relaciones personales y profesionales.

 

  • Humildad: se trata de una virtud que hay que fomentar a lo largo de nuestra vida y se basa en reconocer las limitaciones propias, saber reconocer el valor de los demás. Es contraria a la soberbia que se cree superior al resto. En un espacio coworking es vital ser humildes para poder ver las potencialidades de los compañeros y determinar cómo me puedo nutrir de ellos.
  • Optimismo: un coworker optimista siempre verá el lado positivo de las cosas, por lo que será capaz de asumir riesgos sin pensar que todo va a salir mal. El optimista contagia su actitud al ambiente de trabajo.
    • Constancia: adentrarse en el coworking requiere persistencia y trabajo duro para ver resultados. Proponerse metas, ya sean individuales o en conjunto, va a exigir una alta dosis de constancia. De lo contrario, estaremos condenados a la mediocridad.

 

    • Compromiso: ya no dependes de una empresa ni estás sometido a las reglas de un superior. Tienes que vivir el coworking como algo tuyo porque a fin de cuentas estás trabajando por y para ti. El compromiso facilitará la creación de vínculos.

 

  • Organización: ser planificado, disciplinado y organizado te ayudará a tener todo a tiempo, además de generar una imagen profesional entre tus coworkers. Aprende a cumplir con lo fijado, distribuyendo tu tiempo, sin dejar las tareas para última hora.

 

A nivel profesional

 

  • Manejar relaciones interpersonales: el coworking supone un gran reto sobre todo si deseas establecer conexiones positivas y duraderas. Ser tolerante, abierto con tus compañeros y aprender a interactuar con todos en diversos niveles, son actitudes necesarias para lograr metas y explotar todo el potencial de tu espacio coworking.
    • Aprender a ser flexible: el coworking pone a prueba nuestra flexibilidad. Recuerda que estás en un ambiente con personas que tienen diversos perfiles profesionales, que han cultivado por años una manera de pensar y de ver el mundo muy distintas a la tuya. Procura no cerrarte, notarás lo fascinante del cambio.

 

    • Trabajar en equipo: por más que estés desarrollando un proyecto individual, una de las premisas del coworking es poder establecer proyectos en conjunto, por lo que saber ocuparse en equipo puede marcar una gran diferencia en el éxito.

 

  • Tener iniciativa: aportar ideas, tomar decisiones, emprender nuevos proyectos facilitan en gran medida el logro de los objetivos y a fin de cuentas, es lo que todo coworker desea.

 

 

Más información sobre Goya coworking

 

Desarrollo personal, ¿cómo mejorarlo en un espacio coworking?

 

espacio coworkingComo seres en constante evolución, nuestro desarrollo personal no se detiene. A lo largo de toda nuestra vida debemos seguir cambiando, mejorando en todos los niveles. Pensando en ello, te ofrecemos unos pequeños consejos que parten desde lo individual y que te ayudarán mucho en lo profesional

Es vital conocerse a uno mismo. Si te conoces, puedes vencer tus limitaciones y ser mejor persona; por ende, te convertirás en un mejor profesional. El autoconocimiento te permite distinguir tus puntos fuertes y débiles, explotar los primeros y superar los otros.

La formación constante también es esencial para crecer en el ámbito laboral. Quedarnos estancados en lo que sabemos es sumamente perjudicial, si consideramos el ritmo acelerado del mundo actual.

En un espacio coworking, donde conseguimos tanta diversidad de conocimientos, nos daremos cuenta de lo importante que es aprender y enriquecer nuestra profesión. Trabajar en un espacio coworking implica relacionarse con profesionales de distintos ámbitos y, por ello, compartir ideas que generan una calidad productiva.

Ir a la deriva es contraproducente, por lo que debemos establecernos objetivos claros a corto, mediano y largo plazo, sin ser demasiado rígidos, puesto que estos seguramente se modificarán en el camino, a medida que te vayas nutriendo de tus compañeros. Ten en cuenta que para la consecución de dichos objetivos, muchas veces debemos estar dispuestos a cambiar a nivel personal.

 

¿Cómo es un espacio de coworking que promueve el desarrollo personal?

 

Un espacio coworking ideal debe ayudar al desarrollo personal de sus integrantes, debe proporcionar herramientas para su crecimiento, que puedan adaptarse a lo desconocido o a lo que en un principio puede generar dudas o miedos.

Claro está que el desarrollo personal depende en gran medida de la confianza en nosotros mismos y no de un lugar, por más adecuado y confortable que este sea.

El incremento de la confianza y la evolución personal son las claves que nos llevan a creer más en nosotros mismos y saber enfrentarnos a los cambios con una actitud más positiva. Es entonces cuando surgen las mejores oportunidades, solo cuando somos capaces de afrontarlas.

Sin embargo, existen factores externos que colaboran con este desarrollo y que todo administrador de un espacio coworking debe considerar a la hora de su creación. A continuación te presentamos un par que debes de tener en cuenta a la hora de encontrar tu espacio coworking:

 

  • Espacios cooperativos

 

Los promotores de los espacios coworking deben estar conscientes más que nadie de que la base de todo es la cooperación. Si se fomenta este valor, los integrantes serán capaces de unificar esfuerzos para la creación y estrechar las relaciones humanas, todo ello redundará en desarrollo personal.

Hay que derribar las barreras comunicativas, creando espacios propicios para el diálogo y la interacción. Si estás buscando un espacio coworking con estas características, lo ideal es que promuevan actividades grupales, creando así un ambiente físico amigable.

 

  • Formación colaborativa

 

Un buen espacio de coworking ofrece a sus integrantes actividades de diversa índole que ayudan al crecimiento personal y profesional. Pero no solamente se debe limitar al conocimiento técnico o científico.

Clases de yoga, jornadas de meditación, actividades en espacios externos, además de diplomados, especializaciones, talleres. Nada sobra cuando se trata de ayudar al crecimiento y fomentar relaciones humanas positivas, que a fin de cuentas elevarán el nivel de todos.

Goya Smart Coworking, un espacio para el crecimiento y desarrollo personal

 

En Goya Smart Coworking damos un paso adelante y nos posicionamos como un espacio coworking ideal para el desarrollo personal de sus miembros, con las mejores herramientas y espacios que propician la innovación y la interacción.

Si lo que deseas es impulsar tus proyectos con una visión de futuro, crecer en todos los niveles y conocer personas como tú, enfocadas en el aprendizaje colaborativo, decídete a invertir en ti con Goya Smart Coworking.

 

CONTACTA CON NOSOTROS

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *