coworking-madrid-salas-compartidas-puestos-fijos

¿Qué diferencia existe entre trabajar en oficina propia y en espacio coworking?

El nacimiento del espacio coworking ha generado una revolución en la forma en que se concibe el trabajo. Las oficinas convencionales parecen estar quedándose obsoletas frente a los grandes beneficios que brinda el trabajar en coworking.

Sin embargo, todavía queda mucho por hacer para terminar de cambiar los paradigmas tradicionales. No todos los espacios de coworking ofrecen las mismas ventajas, y no todas las oficinas son sinónimo de aburrimiento o estancamiento laboral.

De hecho, trabajar en una oficina o contar con una oficina propia puede suponer muchos aspectos positivos. Pero entonces, ¿qué resulta mejor? ¿Por qué elegir un espacio coworking en vez de una oficina? Estas son preguntas que todo emprendedor debe hacerse y analizar muy bien antes de escoger.

Para ayudarte en ese proceso, hemos desarrollado una serie de ítems comparativos entre el espacio coworking y una oficina propia, a fin de que tomes la mejor decisión para tus proyectos profesionales.

 

Espacio coworking vs oficina propia

 

Este es un dilema que se plantean muchas empresas y profesionales antes de desarrollar su actividad. Se trata de una interrogante que no tiene una respuesta única, sino que dependerá de muchas variables. A continuación, presentamos algunas de ellas.

 

¿Cuáles son tus perspectivas profesionales?

 

Lo primero que nos debemos plantear son las perspectivas profesionales que tenemos y cómo el lugar que escojamos contribuirá con su desarrollo.

No importa si eres un trabajador independiente o formas parte de un proyecto colectivo, el espacio coworking va a ayudarte a crear una disciplina para que te enfoques en tu actividad.

Deberás crearte una rutina, levantarte a cierta hora, prepararte para salir, hacer un recorrido. Esto te ayuda a organizarte y mentalizarte en tu trabajo, de modo que seas más eficiente y productivo en el tiempo que pasas en el espacio coworking.

Está comprobado que vestirse bien para ir a desempeñar una actividad laboral promueve el equilibrio entre vida personal y trabajo; además de ofrecerte los incentivos necesarios para desarrollar el trabajo de una forma más equilibrada.

Por supuesto que trabajar en una oficina propia también exige un alto nivel de disciplina, pues debes salir temprano de tu casa para abrir el centro de trabajo. En este aspecto ambas opciones se parecen mucho.

Tener la oficina en casa a veces puede resultar incómodo. Esto hace muy difícil mentalizarte para comenzar a trabajar y complica en gran medida la creación de una autodisciplina. Es aquí cuando la flojera, los ruidos y demás distracciones hacen de las suyas.

Debes analizar muy bien cuáles son tus perspectivas como profesional y cómo el sitio que elijas puede contribuir o interrumpir su realización. Más que del espacio de trabajo, esto depende de tu madurez profesional.

 

¿Dónde hay más distracciones?

 

Desayunos divertidos

Las distracciones están en todos lados, pero en un espacio coworking todos van a trabajar. No hay cabida para muchas distracciones, excepto cuando nos tomamos un descanso y eso se suele hacer en un lugar dispuesto para compartir ideas.

Es muy difícil que existan distracciones si ves que cada quien está concentrado en lo suyo y si el espacio coworking que elijas es compatible con la naturaleza de tu trabajo.

Por otra parte, la oficina propia en casa está llena de distracciones, comenzando por las otras personas que viven contigo, niños, mascotas… También hay muchas tentaciones como el televisor o la cama, que te dificultarán y retrasarán la tarea. Puedes recurrir a otros espacios con cierta frecuencia para librarte de esa dinámica de distracción.

Ahora bien, si la oficina queda fuera de casa, las distracciones dependerán del equipo de trabajo y de lo apegado que estés a las redes sociales.

 

La ubicación es estratégica

 

Pensar en la ubicación de tu lugar de trabajo es esencial. La mayoría de los espacios de coworking se sitúan en lugares estratégicos que te permiten reunirte con socios o clientes potenciales. Generalmente están en el centro de las ciudades.

Las oficinas en casa pueden representar una complicación si no vives en un lugar céntrico que te permita reunirte con tus clientes o cerrar algún negocio. Si vives en lugares de difícil acceso o direcciones muy complicadas o lejanas, puedes tener problemas en este aspecto.

 

Flexibilidad horaria

 

Todo espacio coworking debe ofrecer a los trabajadores un horario amplio y flexible que se adapte a sus complicadas agendas, considerando que muchos trabajadores independientes desarrollan ideas novedosas en sus ratos libres.

Estos centros brindan facilidades para trabajar en las noches, los fines de semana o en cualquier momento que se requiera. Este nivel de flexibilidad es muy ventajoso.

Mientras tanto, en la oficina debes cumplir con un horario si está lejos de casa. Muchas veces, aunque el espacio esté a tu disposición, debes acoplarte a los horarios de apertura y cierre del edificio o centro empresarial.

En cambio, si tienes una oficina en casa, no tendrás un horario definido. Tendrás todo a disposición cuando lo desees; sin embargo, te costará mucho separar la vida personal de la laboral.

 

Adaptabilidad al crecimiento de tu negocio

 

espacio coworking

El espacio coworking se puede ir utilizando en la medida que tu proyecto e ingresos crezcan. Al inicio, puedes emplear el lugar solo para cuando tengas reuniones importantes con clientes o cuando presentes un proyecto.

Al crecer y obtener más ingresos, puedes extender el uso del espacio coworking como desees. Esta modalidad puede ayudar con tus finanzas, considerando que los organizadores ofrecen diversos planes según cada necesidad. Puedes usar el espacio coworking por meses, días o incluso horas.

Cuando tu negocio crezca, no tendrás que mudarte, sino simplemente reacomodarte sin la necesidad de trasladarte a otro lugar. Esto te hará la vida más fácil y te ahorrará muchos costes, tiempo y energía que podrás invertir en tu propio negocio.

En el caso de las oficinas convencionales, en la medida que tu negocio crezca, es posible que el lugar te quede pequeño y te resulte más incómodo y poco práctico, surgiendo la necesidad de mudarte a una oficina más grande. Esto conlleva el cambio de dirección fiscal y otra serie de requerimientos que exigen una inversión en papelería, gestoría y otros aspectos.

 

¿Qué opción es más económica?

 

Definitivamente, una de las grandes ventajas del espacio coworking frente a la oficina propia lejos de casa es el ahorro. En vez de asumir el coste del arrendamiento, las conexiones a Internet, servicios, máquina de café, impresora y copiadora, en el coworking los gastos se dividen equitativamente entre todos los miembros.

Incluso, algunos lugares ofrecen promociones y mejores precios para grupos. Los administradores suelen establecer planes que se ajustan al bolsillo de cada integrante.

Recordemos que un emprendedor que recién está empezando necesita ahorrar, por lo que un contrato de alquiler no es una opción. No debes preocuparte por los servicios, las máquinas o el mobiliario; aquí puedes tener todo a la mano.

 

Más información sobre Goya coworking

 

Promoviendo el intercambio de ideas

 

La diversidad de pensamientos es una cualidad que se promueve ampliamente en los espacios coworking. Allí confluyen especialistas y trabajadores en diversas áreas, que aunque podrían parecer contrastantes, terminan nutriéndose y promoviendo el intercambio de ideas.

Esto da lugar al crecimiento de los proyectos, así como a nuevas asociaciones entre profesionales. Nunca sabes con quién te podrías encontrar. Tal vez halles a la persona ideal para impulsar tu emprendimiento como nunca lo habías pensado.

Una oficina en casa es todo lo contrario porque estás solo. Claro, podría ser perfecto si tienes tu proyecto muy claro y si tu autodisciplina te lo permite, pero en la mayoría de los casos, se puede caer en estancamientos por falta de creatividad.

Por otra parte, en una oficina lejos de casa no existe esa diversidad dado que todos trabajan más o menos en la misma línea. Hay muy pocas personas con las que realmente puedas compartir tus ideas o que te aporten perspectivas distintas y enriquecedoras.

 

Nuevos modelos de trabajo: coworking, oficina compartida, oficina virtual

 

Ya vimos cómo el coworking se ha convertido en un nuevo modelo de trabajo que supera en varios niveles al concepto tradicional de oficina al que estamos acostumbrados.

No obstante, a la par del espacio coworking han surgido las llamadas oficinas compartidas, una modalidad que presenta ciertas ventajas y que nace de la mano del coworking. ¿En qué se diferencian ambos modelos de trabajo? ¿Y de qué van las oficinas virtuales? Si deseas saberlo, continúa leyendo.

 

Trabajar en coworking: conoce más sobre el espacio coworking

 

Sala Coworking

Un centro de coworking es un espacio de trabajo en el que profesionales de diversas áreas realizan sus labores en un entorno colaborativo que busca impulsar el espíritu de equipo.

En un espacio coworking no solo se trabaja, sino que se programan actividades de interés profesional. Por ejemplo, pueden ofrecer charlas motivacionales, exposiciones, congresos, clases de yoga e infinidad de eventos relacionados directa o indirectamente con el trabajo.

Este es justamente uno de los rasgos que lo diferencian de la oficina compartida; además de que el coworking es dinámico, pues siempre que haya espacio disponible, pueden sumarse más coworkers.

 

¿Qué es una oficina compartida?

 

El concepto de oficina compartida comparte rasgos con el coworking, pero en líneas generales es un modelo de negocio en el que una empresa alquila un espacio concreto. Esta oficina tiene áreas diferenciadas e independientes.

Aquí los freelancers deben pagar una cuota mensual por la contratación del lugar. Al igual que el coworking, esta modalidad invita a compartir un espacio, pero no a la colaboración entre profesionales. Cada cual trabaja por su cuenta.

 

¿Y la oficina virtual?

 

Una oficina virtual representa la opción más flexible para profesionales que optan por trabajar desde casa o que desarrollan mucho trabajo de campo y no requieren un espacio físico de forma permanente, pero sí deben contar con un domicilio fiscal y comercial.

También es ideal para aquellos que necesitan recibir clientes y emplear salas de juntas a fin de brindar la mejor imagen corporativa posible. Una oficina virtual es una modalidad que te permitirá contar con acceso eventual con previa reserva a espacios interactivos en el centro de negocios, en caso de que quieras asistir y trabajar en él.

Entre sus beneficios, te permite disponer de un domicilio fiscal y comercial, requisito indispensable para un sinfín de gestiones legales, fiscales y laborales. También según la modalidad que escojas, puedes contar con línea telefónica, además de todos los servicios cuando asistas al lugar.

Solo conociendo estos tres modelos de trabajo, sus servicios, ventajas y desventajas, podemos tomar una decisión más certera y coherente con el proyecto o empresa que estamos desarrollando, pero en definitiva, las ventajas del espacio coworking suelen ser mayores.

 

Ventajas del coworking

 

    • Hay mucha diversidad y están en aumento. Puedes escoger el que más te guste y se adapte a ti.

 

    • Llega directo a trabajar. Solo debes preocuparte por llevar tu ordenador y otras cosas personales. Los administradores se encargan de todo lo demás.

 

    • La flexibilidad es total. Ya vimos que no existe un compromiso de permanencia, puedes llegar a la hora que prefieras, faltar si es necesario. Si tu negocio crece, el espacio coworking también.

 

    • Solamente cancelas una cuota mensual. Olvídate de inversiones, aportes especiales o gastos extraordinarios.

 

    • Todos los recursos y espacios son compartidos. De esta manera puedes reducir en gran medida tus gastos fijos.

 

    • Al formar parte de una comunidad de profesionales, surgen contactos de interés que pueden hacer crecer tus proyectos. Tú también puedes colaborar con los emprendimientos de otros.

 

  • Pertenecer a una comunidad diversa. En un espacio coworking siempre hay tiempo para compartir, tomar un café, conversar.

 

Goya Smart Coworking y el futuro del trabajo

 

Como ya vimos, las oficinas tradicionales están quedando en el pasado para dar la bienvenida a nuevos modelos como las oficinas compartidas, oficinas virtuales y el espacio coworking.

En definitiva, si ves el coworking como el futuro del campo laboral al igual que cientos de miles de personas alrededor del mundo, es hora de que tomes la decisión y te unas a un espacio coworking.

Pero cuidado. Puede que no todos sean adecuados para ti ni te ofrezcan los mejores servicios y condiciones, como sí lo hace Goya Smart Coworking.

Consulta con nosotros para que conozcas las mejores tarifas y planes, ya seas un nuevo emprendedor, un freelancer o un experimentado empresario. Tenemos todo para asegurar el éxito de tus proyectos.

 

CONTACTA CON NOSOTROS

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *