startup: coworking

Startup: oficina propia o coworking

Si tienes una startup y empiezas a generar equipo de trabajo, entrarás en la tesitura de si te conviene más tener una oficina propia o podéis trabajar como equipo desde un coworking. En esta decisión entra muchos y variados factores que hay que tener muy en cuenta y analizarlos con detenimiento para poder acertar con lo que es más apropiado para cada equipo – situación de la startup y circunstancia particular. ¿Qué es más adecuado para una startup: oficina propia o coworking?

Como decimos, para tomar esta decisión hay que tener en cuenta una serie de aspectos que bien evaluados te ayudarán a tomar una decisión “sobre seguro”. Puedes hacerte un ckeck-list e ir analizando punto por punto para llegar a una conclusión basada en hechos reales y no en gustos. Si hay algo que cuenta en una startups son los recursos económicos y también la productividad porque hay que ir rápido y ser muy eficientes. Veamos esos puntos clave para esta decisión vital de tu proyecto.

Costes:

Es uno de los valores a tener más en cuenta para tomar esta decisión y no porque escojáis los más barato sino por la relación calidad (servicios que tendréis) precio que vais a tener. Piensa que el valor más caro de una startup es el tiempo de tu equipo y estar centrados en el trabajo es fundamental para avanzar rápidamente.

Un coworking te ofrece primero, un precio cerrado y que siempre vas a tener claro en todo momento para tu cuenta de resultados. No tienes que andar preocupándote de si este mes hay que pagar más de luz o si hay un desperfecto en la oficina al que hacer frente.

Quizás pagar un poco más es más económico que lo contrario pero de todas formas, un precio cerrado en un despacho de coworking para tu startup seguro que también es en cifra, más asequible que buscar un local – piso, amueblarlo, dotarlo de los servicios necesarios (internet, limpieza, etc).

Ubicación:

Para buscar una oficina propia en la ubicación que más os interese tendréis que hacer una búsqueda exhaustiva y minuciosa. Dependiendo de donde queráis la ubicación de la oficina, el precio también variará y seguro que estar en el centro empresarial óptimo para vuestro proyecto es bastante elevado.

A día de hoy podéis encontrar coworkings muy bien montados, perfectos para cada tipología de startup en las ubicaciones más interesantes de cada ciudad. Tenéis que tener en cuenta las conexiones con metro – autobús – parkings, situación de cafeterías y lugares interesantes, etc.

Allí donde os guste seguro, que hay un coworking.

Despreocupación:

Si hay algo fundamental en una startup es la productividad y el nivel de foco de los miembros del equipo. Estar pendientes de las facturas de los servicios contratados y necesarios, que todo funcione, que algo se estropee, etc, etc (nos referimos de nuevo a limpieza, internet, seguridad, mobiliario, alimentación de cafetería…). En una oficina puede que tengáis más libertad de movimiento pero también sumaréis preocupaciones y al final, gastos.

En un coworking de lo único que tenéis que preocuparos es de pagar la cuota a final de mes. El resto correrá a cargo de la empresa de coworking y estaréis tranquilos cada día. Foco absoluto en el trabajo y tareas de cada uno.

Networking – conexiones profesionales / ecosistema:

Otro de los puntos importantes a la hora de elegir una oficina particular o trabajar desde un coworking con tu equipo es que la posibilidad de compartir espacio con otros profesionales de los que nutriros de conocimiento y generar sinergias.

Este aspecto depende de cuanto de privada sea vuestra startup pero sea la más secreta del mundo, también se puede llevar a cabo desde una oficina en un coworking manteniendo la privacidad de la misma pero aprovechando los momentos de cocina y eventos para interactuar con otros profesionales de nuestro / otros sectores.

A no ser que ya seamos un equipo muy grande y ya sea más rentable tener una oficina propia, es muy interesante poder rodearnos de otras personas a título profesional y personal.

Espacio / Crecimiento:

Y por último pero no menos importante, un coworking te aporta una flexibilidad de crecimiento y también reducción de equipo que una oficina propia. Esta última estará más limitada porque la buscaréis en base a unas necesidades actuales con el equipo que manejáis en este momento (pagar más espacio sin utilizarlo de cada al futuro no es muy rentable). En poco tiempo la startup puede cambiar y necesitar más equipo y tendríais que cambiar de oficina o incluso podéis prescindir de personal porque se finalice por ejemplo, la fase de desarrollo de software. ¿Qué hacer entonces? ¿Buscar otro local con todo lo que implica?

Un coworking aporta esa flexibilidad en el espacio de poder coger más lugares si es necesario crecer o ir soltando algunos de ellos en caso contario. El único problema será solicitarlo y que nos lo adjudiquen y aunque no esté la persona al lado ubicada estará como mucho, en una sala contigua pero el espacio será el mismo.

Con estos parámetros ya podéis evaluar qué es más apropiado para vuestra startup en el momento actual y también en un futuro inmediato – corto / medio plazo. En Goya Smart Coworking tenemos disponibilidad para espacio en salas compartidas (puestos flex y fijos) y también despachos para equipos. ¿Hablamos?

Ir arriba